Consumidor tiene hasta la nota fiscal del producto, que vino normalmente por el correo.
Aquella alegría de recibir un electrónico en casa no fue compartida por Gilvandro Silva, residente de Parintins, ciudad del interior del Amazonas. En vez de un iPhone 4S, que sería un regalo para su esposa, el señor recibió un paquete con una piedra.
El objeto, envuelto en un papel simple, vino dentro de la caja registrada y sellada por el servicio de entrega. De acuerdo con G1 Amazonas, a pesar de registrar la denuncia en una comisaría local, Silva también ya comunicó a Apple sobre el problema, que debe ser resuelto en cerca de diez días.
Si fuera comprobado el incidente el aparato pudo haber sido robado en la transportadora e intercambiado por la piedra, y un nuevo smartphone será enviado normalmente. Como él aún esta con la nota fiscal de la compraventa, la situación debe terminar con un final feliz para el consumidor. Apple aún no se manifestó sobre el caso.










0 comentarios:

Publicar un comentario